Diferencias Entre ¬Ľ novela y cuento

Diferencia entre novela y cuento

Muchas son las dudas que nos asaltan a la hora de intentar diferenciar entre la novela y el cuento. A veces no tenemos del todo claro cu√°les son esos rasgos que vuelven estos dos g√©neros √ļnicos en su categor√≠a. De entrada, se cree que solo es la extensi√≥n lo que distingue el uno del otro y sentencian: “el cuento es corto y la novela es larga. Fin”. Cuando tambi√©n existen otros aspectos narrativos que construyen su propia identidad y permiten diferenciarlos entre s√≠.

Para ello es importante revisar el concepto de cada uno, pues no se puede diferenciar sin antes ¬†tener la definici√≥n de cada uno. Tanto el cuento como la novela pertenecen al g√©nero narrativo, por ende, ambos buscan relatar alguna historia real o ficticia. Muchos son los autores que tienen un concepto propio seg√ļn su experiencia en la ejecuci√≥n de los mismos. El cuento, es considerado un relato breve, cuya trama se desarrolla en un tiempo y espacio determinado.

Diferencia entre novela y cuento

El afamado cuentista argentino, Julio Cort√°zar dijo que un buen cuento “es incisivo, mordiente, sin cuartel desde las primeras frases (…). El tiempo del cuento y el espacio del cuento tienen que estar como condensados, sometidos a una alta presi√≥n espiritual y formal”. Por lo tanto, este g√©nero, tiene la responsabilidad de aprovechar muy bien cada espacio de la hoja, su fuerza narrativa est√° en la trama en s√≠, sin detenerse a indagar en la psiquis de sus personajes.

En cambio, la novela nos permite y nos exige una descripci√≥n completa de los personajes. Seg√ļn Luis Jorge Boone es “un g√©nero de largo aliento. Una exploraci√≥n honda de un contexto singular. Una estructura compuesta de personajes, lenguajes, historias, de manera amplia, panor√°mica. Hay que aprovechar eso”. Entonces aqu√≠ no hay limitaciones, espacios temporales, ni estructuras determinadas, podemos conocer a fondo los personajes y crear historias dentro de historias.

Géneros hermanos, pero no siameses

Al definirlos se puede intuir ciertas diferencias. Aunque ambos nazcan del género narrativo, cada uno es diferente, sin duda es así. Aquí te explicamos algunas de sus diferencias.

Extensión

Sí, definitivamente uno es más extenso que el otro. El cuento busca enamorar al lector a primera vista. Ser leído en una sentada, no es que sea menos complejo que la novela, al contrario, un cuentista debe saber aprovechar muy bien su espacio, no hay líneas para errores ni cabos sueltos. Aquí tenemos la atención del lector en plenitud, donde no perdonará falla alguna.

En la novela se debe conseguir el afecto en quien la lee, es el objetivo del buen escritor. Aquí se permite una gran variedad de escenarios. Es como una amplia casa para decorar, de varios pisos, cuartos y pasadizos secretos que conectar entre sí, con la esperanza de que el lector no se pierda, logre conocer a la perfección la ruta que comunica cada habitación. En género literario podrás encontrar sagas y trilogías necesarias para la continuidad de la historia, pues una sola obra no fue suficiente para contar todo.

Personajes

El cuento no profundiza en todos los personajes que menciona, en sus problemas, su historia, percepción de los acontecimientos. En cambio, la novela puede dar a conocer con más detalle el sentir y la vida de otros personajes, diferentes a los principales.

Giros y variedad tem√°tica

La novela es m√°s bien una monta√Īa rusa, donde hay giros, ca√≠das y elevaciones inesperadas. Aunque un ajuste sobrevenido siempre es bueno en cualquier narraci√≥n, el cuento suele ser m√°s lineal y a lo mucho tendr√° un solo viraje, donde el escritor deber√° tomar el volante r√°pidamente para no atropellar la historia, d√°ndole un recorrido completo y a gusto al lector, sin dejar el equipaje olvidado en la carretera.

En conclusi√≥n y siendo un poco ortodoxo, podr√≠amos decir que el cuento es como un amor pasajero, esperamos que cumpla con nuestras expectativas, pero si no lo hace, tampoco habremos perdido mucho tiempo. En cambio, con la novela, esperamos encontrar al amor de nuestras vidas, por tanto, si buscamos buenas referencias de √©l, nos dejamos seducir por su portada, la hermosa historia narrada en sus p√°ginas nos traslada a un mundo de ensue√Īos del cual no quisi√©ramos nunca despertar. Estamos¬† tan inmersos en ella que sacamos tiempo para leerla en el d√≠a e incluso si la lectura es apasionante, seguimos hojeando sus p√°ginas en la noche, porque a diferencia del amor no se espera “acabar” nunca.

Deja un comentario